Real Valladolid, ¿Quién maneja mi barca?

El Real Valladolid toca fondo en Mendizorroza después de perder ante el CD Alavés 1-0 en un partido que debía de ganar si no quería meterse en los puestos de descenso. En esos puestos ya se encuentran los de Sergio González, después de que CA Osasuna ganará a la SD Eibar por 2-1 en El Sadar.

A lo largo de estas semanas, ya venímos haciéndonos la pregunta de si hay alguien al mando en este club. El barco se hunde David Espinar y vuestra cúpula no hace nada más que salir a decir que confiaís en Sergio y que acabará la temporada. Si de verdad os importa el club, más vale que os remangueís y empeceís a mirar un nuevo entrenador, un nuevo preparador físico por el tema de las lesiones y un nuevo director deportivo.

Sergio González salió a la rueda de prensa una vez terminado el encuentro bajo el papel de Poncio Pilatos lavándose las manos y dejando la patata caliente a los jugadores e incluso suponiendo que le hacen la cama dentro del vestuario. El equipo está muerto, aunque hay caras nuevas muchos jugadores son los mismos de hace 3 temporadas no solo la culpa será de Sergio.

Sergio no solo ha contagiado a Ronaldo que decidió renovarle hasta 2022, si no a todo el club. La rueda de prensa de ayer lunes, es un cachondeo. Jordi Masip, dice que confían en el entrenador y que se ven con fuerzas para revertir la situación. Pero luego dentro del campo, deambulan ni corren y ni tiran a puerta, solo un tiro entre los 3 palos.

Este Real Valladolid nos lo han cambiado, vuelven los fantasmas del averno y cuando se entra en la zona roja es muy díficil de salir, el próximo envite se dará contra Mendilibar y su SD Eibar, ni sabe dios desde hace cuántas jornadas llevan sin ganar en Liga pero el Real Valladolid esta temporada da vida a todos los muertos, son ese azucarillo que se te disuelve en la boca antes de tragarlo. Vuelve la peor versión, vemos los partidos porque somos del club que somos pero cada vez se hace más muermo tener que aguantarlo.

Cada uno tendrá su opinión que hay que respetar, pero o llega un cambio o estamos abocados a volver al infierno de la Segunda División donde habita Dante y su amada Beatriz, una categoría larga y díficil de 42 jornadas de desierto. Algo, se estará haciendo mal para estar en descenso o no lo quereís ver.

Al club le da igual que sea tendencia un hastag que pida la destitución de Sergio, les vale anclarse en su criptonita y poner 3-4 historias en Instagram que maquillen la realidad. Estamos muertos si no reaccionamos. Quedan 16 jornadas, que dios nos pillé confesados.

A este club como diría la canción, yo le recitaría: Ay, quién maneja mi barca que a la deriva me lleva.

 

Foto de Octavio Passos / Getty Images

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *