Tropezar con la misma piedra

Y la racha de imbatibilidad a domicilio acaba en suelo ilerdense. El UEMC Real Valladolid Baloncesto, después de vencer en A Coruña, Huesca y Girona, no pudo hacer lo propio en la cancha del ICG Força Lleida, quien se mostró más acertado en el último minuto de partido y dirimió a su favor un encuentro tremendamente ajustado (75-71).

Aún dormidos en la mañana el domingo, los blanquivioleta necesitaron dos minutos para entrar al partido, pero la respuesta fue francamente buena. Aprovechando el efímero inicio, Mark Hughes sumó siete puntos para poner al ICG Força Lleida 9-1, con máxima a las primeras de cambio. Pero la réplica visitante no se hizo esperar. Un parcial de 0-9 dio la vuelta al marcador y la primera ventaja al UEMC Pucela Basket (9-10), ya repuesto del golpe inicial.

El ex blanquivoileta Matej Kavas rompió el parcial favorable a los de Pisuerga, pero Jaan Puidet sacó el fusil de precisión para mantener la ventaja vallisoletano. Tres triples sin fallo del jugador estonio permitieron a los de Roberto González mandar al término del primer periodo (17-21), pero no exentos de problemas en forma de faltas. Kavion Pippen y Sergio de la Fuente, con dos personales cada uno, tuvieron que retirarse al banquillo.

Hasta el momento, el UEMC Real Valladolid Baloncesto imponía su plan de partido en el Barris Nord ilerdense, ya que el ICG Força Lleida no estaba cómodo ni acertado (2/11 en triples), y Michael Carrera, el máximo anotador de la categoría, solo llevaba un punto. Cumpliendo ambas consignas, el cuadro castellano siguió rayando a un gran nivel y, a pesar de disponer de una ventaja de ocho puntos, un triple de Mark Hughes cerró la primera mitad con un ajustado 34-38.

Con 12 puntos y un inmaculado cuatro de cuatro en triples, Jaan Puidet se erigía como el máximo anotador del encuentro, además de estar realizando un soberbio trabajo defensivo sobre los anotadores del cuadro catalán. Los pupilos de Roberto González, más allá del gran trabajo en línea generales, estaban sufriendo en la pintura y los de Gerard Encuentra imponían su ley en el rebote (23-17), algo que tendrían que subsanar para inclinar la balanza a su favor.

Pero los locales tenían otros planes. Cual ciclón, una buena salida de los ilerdenses revirtió el guion de la contienda y, merced a un parcial de 7-0, recuperaron la manija (41-38). Dos minutos sin anotar le costaron al UEMC Real Valladolid Baloncesto la renta que atesoraba, aunque minutos después, merced a los puntos de Wintering y Pippen, iba a retomarla. Los foráneos pusieron tierra de por medio (46-53) con los catalanes, obligando a Gerard Encuentra a solicitar un tiempo muerto que, a la postre, iba a catalizar al ICG Força Lleida.

Un parcial de 15-0 entre el tercer y el cuarto periodo colocó a los locales 61-53 arriba en los primeros compases del último y decisivo asalto, pero el UEMC Pucela Basket, como acostumbra, se agarró al partido con todo.

Las ardillas sobrevivieron tras más de dos minutos y medio sin anotar, sequía que rompió Sergio de la Fuente para reanimar a los suyos. Ambos equipos entraron en trance y el desacierto se apoderó de la contienda en el momento más crítico, aunque fueron los locales quienes lo recuperaron cuando más quemaba la bola. La tensión era palpable y dos técnicas consecutivas contra los de Lleida pusieron al UEMC Pucela Basket por delante (61-62).

Los de Gerard Encuentra, sancionados con una tercera técnica, sacaron fuerzas de flaqueza y se encomendaron a la puntería de Hughes y Schreiner, quienes, con sendos triples, dejaron el partido prácticamente visto para sentencia a falta de 25 segundos (69-65). Pero tres puntos de Jaan Puidet, soberbio en defensa y con 23 puntos y 7/9 desde la larga distancia, insuflaron esperanza a los blanquivioleta, aunque finalmente el base austriaco del bando letal y Michael Carrera sentenciaron el encuentro a su favor (75-71

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *