Sufrimiento y segunda victoria

Victoria importante para el Real Valladolid de Baloncesto en su visita al Palacio de los deportes de Huesca. Los de Roberto González supieron sufrir en un partido dominado en todo momento que se complicó en los minutos finales de este.

Un gran inicio de los interiores visitantes permitió doblar a los oscenses en el marcador (7-16) y dar el primer golpe. Kavion Pippen, estrenando titularidad y mostrándose imperial en defensa, y Sergio de la Fuente, con 10 puntos y 12 de valoración en el periodo inaugural, se hicieron dueños y señores de la pintura para liderar al Pucela. La buena defensa, el dominio del rebote y la velocidad de los blanquivioleta fueron las señas de identidad de una puesta en escena sobresaliente y que se saldó con un 17-26 que cerraba el primer asalto.

Haciendo valer el botín logrado en los primeros diez minutos, el UEMC Real Valladolid Baloncesto continuó rayando a un buen nivel en todas las facetas del juego, aunque el cuadro de Sergio Lamúa fue creciendo con el paso del tiempo. El Levitec Huesca La Magia se entonó y llegó a colocarse a solo cinco puntos (25-30), obligando a Roberto González a pedir tiempo muerto para llamar a filas a los suyos. Dicho y hecho. Dos triples consecutivos de Alec Wintering en poco más de 30 segundos estiraron a un Pucela que, a pesar del tiempo muerto pedido por Sergio Lamúa entre tanto, asestó a los aragoneses un parcial de 0-10 (25-40) que rompió Maverick Rowan. Después de alcanzar máxima de 15 puntos, los de Pisuerga mantuvieron a raya a los de verde y administraron la renta para alcanzar el descanso con un buen colchón (40-49).

A pesar de que el local Van Oostrum cometió su tercera falta personal y llegaban los problemas al banquillo aragonés, el Levitec Huesca La Magia se encomendó a Maverick Rowan para inquietar al Pucela. El jugador floridano lideró, con 12 puntos de los 15 que anotó el equipo, el primer conato de remontada de los oscenses (55-59) que tuvo que frenar Roberto González pidiendo un tiempo muerto.

El entrenador de Carpio diseñó el plan y Kavion Pippen comenzó a ejecutarlo con elegancia y potencia a partes iguales. El Pucela, en un visto y no visto, subió el tono defensivo y golpeó con tres contrataques fulgurantes y consecutivos (0-7) que volvieron a poner tierra de por medio para alcanzar el último asalto con una diferencia de garantías (59-72).

Los blanquivioleta habían apagado el primer fuego, pero todavía les iba a quedar otro, este de más entidad, para terminar imponiéndose en Huesca. Los de Sergio Lamúa no se rindieron y con un quinteto pequeños comenzaron a dilapidar la renta visitante, aunque sin llegar a darle la vuelta al marcador. El UEMC Real Valladolid Baloncesto, con sangre fría y paciencia, soportó el chaparrón y esperó su momento para sofocar la reacción oscense y terminar sellando un triunfo sufrido hasta los últimos momentos.

Con 78-80 a falta de tres minutos y 80-85 con solo uno por disputarse, los de Roberto González, encomendados al talento de Alec Wintering en los momentos críticos, terminaron sentenciando con una gran canasta del base norteamericano y desde la línea de personal tras defender las posesiones del Levitec Huesca La Magia. Así, el Pucela certificó (82-89)

LOS MÁS Y LOS MENOS

  • + : Kavion Pippen: Se vio la mejor versión del norteamericano. El pivot se vio tan superior en el encuentro que cargó con fuerza al rebote y se llenó de confianza en defensa amenazando las líneas de pase de su defensor. En ataque dominador aprovechando el rebote ofensivo y las situaciones de pick&roll con Alec Wintering.
  • – : Desconexiones: Una montaña rusa de sensaciones fue el encuentro. El Real Valladolid dominó pero dejando dudas en ciertos momentos con los cambios de jugadores. Bajones en defensa fruto de la falta de concentración de los jugadores que salían desde el banquillo que fueron aprovechados por Huesca.
  • – : Triple: Se volvió a mostrar un pobre porcentaje en triple. Jugadores llamados a ser referentes en esta faceta no encuentran aro a pesar de ser situaciones de tiro liberado. Aspecto a mejorar para dar el salto de calidad en ataque.
  • + : Alec Wintering: Una vez más, el mejor del equipo. Con la confianza por las nubes volvió a demostrar que es un jugador al que no le quema el balón. Una canasta a escasos segundos del final y dos tiros libres, sellaron la victoria del Real Valladolid.
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *