Siempre se repite la misma historia

El Real Valladolid tenía en su mano la victoria y ha caído derrotado otra vez en los instantes finales del encuentro. La oportunidad de despegarse del descenso se esfuma en un partido malo en el que el Granada fue superior.  

Con el tanto  de Quini en el minuto 85 ya son 12 los puntos que ha perdido el Real Valladolid en los últimos diez minutos de partido acontecidos en las 30 jornadas ligueras disputadas. Dato muy revelador de lo que acontece en la campaña del Pucela y que ha vuelto a pasar ante el Granada CF. Un partido con un Pucela de más a menos, ganando al descanso con el gol de Orellana de penalti y sin recibir aparente peligro. Algo parecido pasó en la segunda parte, hasta que el conjunto blanquivioleta se volcó al ataque y no consiguió el segundo. Kodro estrelló la bola contra el larguero, el conjunto nazarí creció con los cambios y el 4-4-2 y en apenas 20 minutos dio la vuelta al electrónico, llevándose el partido. Un triunfo que deja reforzados a los andaluces, y muy tocados a los vallisoletanos que podían haber encontrado un colchón amplio con respecto al descenso.

Tuvo mejor arranque el conjunto nazarí, que dispuso de hasta tres ocasiones en los diez primeros minutos. A partir de ahí crecieron los locales, recobraron ese fútbol desplegado durante el último mes y, con balón, fueron a más para inclinar el campo a su favor. Pasó poco, porque los pucelanos quisieron que así sucediera. Guardiola en dos ocasiones y Kodro en otras dos pudieron inaugurar el marcador hasta que, en el minuto 40, el delantero vasco fue derribado por Vallejo dentro del área y Orellana transformó el penalti para poner el 1-0 con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte el Pucela salió más incisivo en la presión, más dominador. Bajo la batuta de Roque Mesa los blanquivioleta buscaban la sentencia y, a pesar de las tímidas llegadas rivales en sendos disparos de Machis, el gol estuvo más cerca de favorecer al Real Valladolid ya que Kodro, tras centro de Hervías, estrelló el balón contra el larguero en el minuto 73.

Ese no gol del ex del Athletic cambió el partido. A partir de ahí el encuentro entró en una fase de idas y venidas sin que ninguno de los dos equipos lograse frenar esa velocidad. El tanto anulado por fuera de juego al Granada en el minuto 76 fue el aviso de lo que estaba por llegar y del que sí valdría, el de Molina, en el 78. El veterano delantero empezó la jugada y la acabó, remató solo dentro del área un centro raso desde el lateral. El 1-1 fue un mazazo del que los vallisoletanos no supieron reponerse. Tanto va el cántaro a la fuente que al final…  en el minuto 86 un zapatazo de Quini desde fuera del área supuso una dolorosa remontada que deja sin el mínimo botín al Real Valladolid. Este partido estaba marcado con una “X” en el calendario y el Real Valladolid solo ha estado cerca del nivel con el que tenía que tratar este encuentro 40 minutos, algo inadmisible a la altura de temporada en al que nos encontramos.

Con 27 puntos tras estas 30 jornadas en la Liga Santander el Pucela se mantiene un puesto, y un punto, por encima del descenso. Precisamente el próximo encuentro será contra quien marca la frontera con esos puestos fatídicos, el Elche, fuera de casa, el miércoles 21 de abril a las 21:00 horas. Un encuentro que Sergio ha catalogado como “muy importante. Da igual lo que hubiéramos hecho hoy. Puede ser un punto de inflexión muy importante”. 

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *