Psicología deportiva y los sistemas de Pacheta 

El sistema de tres centrales en las primeras jornadas dio buenos resultados, ya que se vio a un Real Valladolid valiente y atrevido que realizaba la presión en zona media alta

Otro factor a destacar era la labor que realizaba Marcos André al dar una salida de balón clara, ya que era capaz de mantener la posesión con su gran juego de espaldas y descargando el juego, cayendo a una u otra banda. Esto facilitaba que Weissman tuviera más espacios y buscase a su vez la espalda de los centrales. ¿Entonces por qué ocurrieron las 3 derrotas seguidas?

Muy sencillo, Marcos André fue vendido al Valencia y sus respectivos sustitutos como Cristo o Sergio León aún no estaban hechos al sistema que quería establecer el entrenador, con lo cual el Real Valladolid tenía que jugar con solo un punta de referencia.

Por otro lado, entra también el factor psicológico que es incluso más importante que el factor táctico. La plantilla es prácticamente al 90% la misma del año pasado, estos jugadores se han acostumbrado a perder, es lo que tiene mantener una dinámica perdedora durante 38 jornadas con el escaso bagaje de cinco victorias. Así este equipo por el momento, es frágil de cabeza, no sabe encajar los golpes, no sabe rehacerse ante las adversidades.

Sin embargo, no todo es malo, existe esperanza porque esto no siempre ha ocurrido en todos los partidos que se han perdido. Es obvio que el partido del Burgos y esa derrota tan contundente fue fruto de la prepotencia de esta plantilla, de su creencia de que el ascender iba a ser un paseo militar y también, por qué no decirlo, fue fruto de una afición más centrada en nimiedades tales como la “banderita de Senegal” que no llevan a ninguna parte, más que el estar centrados en exigir al equipo que lo deje todo en el campo.

Esto último, es lo que sí que se vio en el partido contra la AD Alcorcón, se realizó un cambio de sistema al 4-4-2, con Plata dando esa velocidad vertiginosa al equipo, no ralentizando el juego como si lo hace en ocasiones Óscar Plano. Al equipo se le vio más cómodo, los laterales (tanto Luis Pérez como Olaza) si que sorprendieron llegando a la línea de fondo y poniendo buenos centros.

Además, emergió de la nada la figura de un jugador casi acabado como lo era Álvaro Aguado, un chico con un potencial increíble que deslumbró en el Córdoba, y que me parecía el jugador clave para hacer resurgir ese buen fútbol al que nos habían acostumbrado los Eusebios, los Victor Fernandez y los Peternacs de rigor. Sin embargo, este chico jamás tuvo oportunidad alguna con Sergio González, quien siempre decía entre bastidores que era un mal jugador y que no le veía nivel ni para Segunda División B.

Otro de los factores que posiblemente han provocado esas tres derrotas, es que muchos jugadores responsables del descenso del año pasado, decidieron unilateralmente que era momento de salir de este equipo. No se por qué siempre me viene a la cabeza la película del hundimiento del Titanic, y es que cuando el agua empieza a hundir al barco en el fondo del Océano y cada compartimento y camarote estanco se van llenando de agua. Por un lado tenemos a la banda tocando los instrumentos de viento y sin mover un solo dedo por evitar el hundimiento. Por otro lado aparecen Jack (Leonardo Di Caprio) y su amigo Fabrizio siguiendo a las ratas para escapar de ese frenético suceso. Por último, está el capitán del barco y la tripulación que hacen todo lo posible por salvar al máximo número de personas; cuanto menos muy ilustrativo de lo que sucedió en la parroquia vallisoletana.

Finalmente, explicar que como todo en la vida, hay gente comprometida con la causa y otra gente que pone palos en las ruedas. Pacheta ha decidido con buen criterio cortar por lo sano con el segundo grupo y no hay nada mejor para acabar con la parsimonia y recuperar efectivos, que una larga temporada en el banquilloAsí que ni sistemas, ni formaciones, ni 3 centrales, ni dobles laterales; aquí de lo que se trata es que los jugadores que salgan, estén comprometidos para la causa y el que esté pensando en lo que pudo ser y no fue, su sitio es la grada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *