Primera de la temporada

Sufrimiento y agonía, dos palabras que definirían el partido del Real Valladolid de Baloncesto en su visita a Riazor. Un partido que tenía controlado durante los primeros cuartos pero que se fue complicando con el paso de los minutos.

Un final de infarto en el que Justin Raffington y Alec Wintering se encargaron de dar la vuelta al encuentro. Davis Geks recibía una falta antideportiva a escasos segundos del final, fallando los dos lanzamientos. En la siguiente jugada el equipo perdía el balón dando la oportunidad a Coruña de ganar el encuentro. Con un marcador de 80-81, llegaba la primera victoria de la temporada para un UEMC Real Valladolid que recibirá el domingo a GBC.

Repasamos lo mejor y lo peor del encuentro:

LOS MÁS:

  • Justin Raffington: Uno de los héroes de la victoria, fue un seguro atrás en el rebote cuando Coruña amenazaba en los minutos finales y se encargó de poner la puntilla con dos puntos vitales. 21 puntos anotados, con lanzamientos cómodos de 3 metros, sacando a los pivots de Coruña de la pintura.
  • Defensa: En momentos del encuentro la defensa dejó mucho que desear, pero en los minutos finales fue la encargada de sellar una victoria vital. Un robo final de Alec Wintering y la gran defensa al intento de canasta de Johan Lofberg acabaron decidiendo el encuentro
  • Buenas decisiones: No venía el equipo acertado desde el triple, esta jornada el equipo buscó otras opciones y no focalizó su ataque en el lanzamiento de tres puntos. Tan solo 10 intentos desde el 6.75, buscando mucho el dentro fuera aprovechando la ventaja física sobre los exteriores de Coruña

LOS MENOS

  • Segundas opciones: Nick Ward hizo a Roberto González temer por la victoria. Hasta 21 rebotes ofensivos atraparon los locales con 6 del pivot estadounidense. Muchas opciones de anotar en segunda opción, donde anotaron 12 puntos tras fallar el primer lanzamiento.
  • Kavion Pippen: El pivot volvió a tener problemas de faltas que impidieron que entrase en el encuentro. Al descanso con tan solo 3 minutos jugados, ya había cometido 2 faltas. Acabó el partido con 4 faltas en tan solo 7 minutos de juego, sin duda, si quiere tener importancia en el juego deberá controlar errores en defensa con las manos y en los bloqueos directos.

Estos fueron algunos de los aspectos más destacados del equipo en Riazor. Dos jornadas donde el equipo ha demostrado que puede tener menos talento que la pasada jornada, pero mucho más ímpetu y hambre por ganar partidos.

 

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *