Noche mágica en el estreno en Pisuerga

Pisuerga tuvo que aguardar hasta el cuarto partido para ver el primer triunfo del UEMC Real Valladolid Baloncesto, pero la espera mereció la pena. Sobre todo, por el gran partido colectivo, en especial de Sergio de la Fuente, y por ser contra un potente rival como Unicaja Banca Oviedo, a quien se impuso por 81-73.

Un triple de Sergio de la Fuente abrió un marcador que no se inauguró hasta que se cumplió el primer minuto. Con el ‘22’ enchufado, anotando 7 de los primeros 9 puntos y haciéndose fuerte en defensa, el Pucela logró un +5 que amplió al +7 (13-6) y obligó a Natxo Lezcano a pedir tiempo muerto.

De la Fuente continuó tirando del carro en los dos campos y el UEMC Real Valladolid hizo más grande la herida ovetense (20-6), que sufrió demasiado en el juego interior. A pesar de la reacción visitante, los de Roberto González volvieron a apretar el acelerador con un acertado Puidet y un inteligente Pippen para colocar el +15 (25-10) a falta de 2 minutos para la conclusión del primer cuarto.

Un nuevo tiempo muerto de Oviedo consiguió parar el ritmo de puntos, ya que solo anotaron los verdes para llegar 25-13 al segundo cuarto. Pese a que el Pucela comenzó con buena mano, los visitantes aprovecharon, sobre todo en el juego de Bartolomé y Arteaga, unos minutos de desconcierto para reducir la ventaja a 7 (32-25) a 2 minutos para el descanso.

Roberto González solicitó tiempo muerto con el objetivo de recuperar a los suyos para la causa. Parecía que la conexión se había recuperado, pero el UEMC volvió a atascarse en ataque, mientras que su rival vio la luz; hasta tal punto que Frey anotó un triple sobre la bocina para colocar el 37-33 con el que se llegó al descanso.

El paso por vestuarios sentó bien al Pucela, que mejoró su versión. Berg se enchufó a base de triples y, junto a De la Fuente, ayudó al Real Valladolid en ataque. Pero el Oviedo mostró su potencial y ambos intercambiaron canastas, aunque la diferencia en el marcador no variaba demasiado. Eso sí, los morados aguantaron el tipo y el favorable electrónico.

De hecho, el conjunto vallisoletano siguió creciendo, capturando rebotes y, con un triple de Pantzar, se marchó 12 arriba (63-51) a falta de 1:17 para el final del tercer cuarto; momento en el que Natxo Lezcano trató de cortar la sangría con un tiempo muerto. Lo consiguió, ya que Oviedo redujo la diferencia a la mitad (63-57).

Con la lección aprendida de jornadas pasadas, el Real Valladolid Baloncesto regresó a la pista con las ideas claras y ganas de certificar el triunfo. Un parcial de 6-0 puso el 69-57 en unos minutos en los que Sergio de la Fuente continuó excelso. Varias decisiones arbitrales muy protestadas por el público volvieron a acercar a Oviedo (72-66).

Concentrado y empujado por el público de Pisuerga, el Pucela se mostró fuerte en el rebote y acertado en ataque, con un Sergio de la Fuente que llegó a los 29 puntos. Alex Wintering también quiso dejar su sello en el tramo final con canastas que sirvieron para certificar el primer triunfo en casa (81-73).

Con cuatro victorias en la buchaca, el UEMC Real Valladolid visitará este domingo (12.30 horas) al ICG Força Lleida

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *