Jugador Real | Jordi Masip: El rey de la portería de Zorrilla

Tras diez temporadas vistiendo la camiseta azulgrana a Jordi Masip le bastó una temporada para ganarse el corazón de la afición blanquivioleta.

Hay ciertos jugadores que con el paso del tiempo siguen siendo igual de importantes en un equipo y este es el caso de Jordi Masip (Sabadell, 03-01-1989). Un arquero, que desde que llegó a la disciplina del Real Valladolid en la División de Plata (campaña 2017/18), no ha dejado de ganarse el corazón de miles de pucelanos merced a sus buenas actuaciones en el terreno de juego.

Toda historia tiene un principio y la del arquero catalán comenzó con 19 años en el filial azulgrana, donde estuvo cinco temporadas en las que disfruto de 45 partidos como titular. Su buen estado de forma le sirvió para ganarse la confianza del entonces técnico del Barcelona, Tito Vilanova en la campaña 2012/13. Sin embargo, el arquero catalán no disfrutaría de minutos debido a la gran competencia en la portería (Víctor Valdés como primer guardameta y Pinto segundo). Tras firmar una excelente campaña con el Barcelona B, Masip se incorporaría al primer equipo una campaña más tarde. Su debut se produjo a lo grande, ya que se estrenó con una victoria en Copa del Rey ante el Huesca por 8-1. La historia entre el Barcelona y Jordi Masip pondría punto final -o quién sabe si punto y aparte- en la temporada 2016/17.

La campaña 2017/18 sería inolvidable para el arquero catalán. El conjunto blanquivioleta le abrió los brazos desde el primer momento sabiendo su enorme potencial. Un año le bastó para poner su nombre en la historia pucelana al conseguir el ascenso a la máxima categoría del fútbol español tras cuatro largos años. Aunque la campaña no fue un camino de rosas, el guardameta tropezó en su primer encuentro ante su ex equipo, el Barcelona B, al encajar dos goles que a la postre supondría su primera derrota con la camiseta del Real Valladolid. No obstante, no tardó en demostrar sus dotes y encadenó cuatro encuentros seguidos puntuando (tres victorias y un empate). Las jornadas pasaban y el sentimiento de temor por continuar otro año en Segunda División estaba presente. La incorporación de Sergio González a los banquillos el 15 de abril de 2018 fue un estímulo para los jugadores, puesto que les dio esa confianza que tanto necesitaban. 

De los 42 partidos disputados, el Pucela logró 19 victorias, diez empates y 13 derrotas, lo que le permitió disputar la Promoción de Ascenso a la División de Honor. La actuación de Jordi Masip ante el Sporting de Gijón y Numancia fue fundamental para lograr que el cuadro vallisoletano volviese a tener un hueco en Primera División y recuperar la sonrisa.

Una temporada más tarde, el cancerbero con una altura de 1,80 metros debutó en Primera División con la elástica blanquivioleta. Fue un año con altibajos con intervenciones de éxito, pero también con graves errores. De hecho, en las últimas jornadas ligueras tuvo que competir por la titularidad con Yoel (segundo portero). Nueve son las veces que el catalán mantuvo la portería a cero y 10 las victorias logradas, lo que ayudó a que el equipo se mantuviera otro año en la máxima categoría.La actual temporada 2019/20 entusiasma a la afición. De los cuatro partidos disputados se ha puntuado en tres, fruto de dos empates y una victoria ante el Real Betis en la primera jornada. 

Esta campaña se antoja emocionante y enérgica al Real Valladolid, aunque cabe mencionar un pequeño aspecto negativo, de los enfrentamientos disputados en todos ellos se ha encajado un gol, un total de 5, que, haciendo autocrítica, invitan a pensar en que cabe mejorar en este aspecto.

Texto: Nuria Galindo

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *