Juan Carlos Pastor, historia del balonmano pucelano

Uno siempre que habla de balonmano en la ciudad de Valladolid, debe de recordar la figura de uno de los grandes entrenadores que tuvo en su historia el difunto Club Balonmano Valladolid, ese es Juan Carlos Pastor. Es historia ya debido a su triste desaparición, pero siempre nos gusta mirar el álbum de los recuerdos.

Nos remontamos a la temporada 1994-1995, cuando el club amarillo y morado tenía el menor presupuesto de toda la Liga Asobal, Juan Carlos Pastor con 26 años entró en el banquillo siendo ayudante de Manolo Cadenas que fue designado a mitad de temporada cuando Hoffmann decide abandonar. Fue un equipo formado por canteranos y jugadores de la casa, en el que los amarillos consiguieron el octavo puesto en la tabla. La humildad, siempre ha sido uno de los valores que se han tenido en todos los deportes vallisoletanos. Poderoso caballero don dinero, acercaba a ese equipo a desaparecer. Todos pusieron de su parte y consiguieron saldar la deuda en aquel año. El balonmano en Valladolid seguiría a salvo.

En la temporada posterior (1995-1996), Cadenas decide poner punto y final a su etapa como boyscout del banquillo pucelano, decidiendo fichar por el Ademar León, ascendería al banquillo, nuestro protagonista, Juan Carlos Pastor.

18 temporadas, con soles y sombras al frente del equipo. Con él llegaron los triunfos (dos Copas del Rey, una Copa Asobal y una Recopa de Europa). También alternó entrenando a la selección española de balonmano de 2004 a 2008 en la que ganó el Mundial de 2005 en Túnez, subcampeonato en el Mundial de 2006 en Suiza y medalla de bronce en los JJOO de Pekín en 2008.

En Valladolid, dejó una gran estela de jugadores que después de espolearse en la capital castellana, llegaron a alcanzar la gloria individual en sus clubes.

Su legado es enorme, es parte de nuestra historia y no solo jugadores, también gracias a él han salido grandes entrenadores, Pastor, siempre dice: “Nunca hay que olvidar las raíces del BM Valladolid”. Aunque el equipo desaparecería formándose en el ahora llamado “Recoletas Atlético Valladolid”, nunca morirá aquello que será recordado como esa grandiosa etapa.

Una vez, acabada su etapa en su casa, Pastor decide probar fortuna en el extranjero, embarcándose en una aventura en el balonmano húngaro, convirtiéndose en el entrenador del SC Pick Szeged. De momento, ha ganado 1 Copa EHF, 1 Liga húngara y 1 Copa de Hungría. Ha conseguido quitarle el predominio al MKB Veszprém en el balonmano húngaro después de 10 años. Este año, también conquistó la Copa Húngara.

No es fruto de la suerte que, a Juan Carlos Pastor, siempre le haya ido bien donde ha estado, sus dos ideales: trabajo y años de experiencia. Ha conseguido llevar a la gloria a los húngaros y esta era una de las declaraciones a las que mayor importancia le daba: “La clave es ser un equipo y jugar como tal, con el mayor número de rotaciones posibles. La llegada de Cañellas o Maqueda equilibran más la plantilla y reducen los cambios ataque-defensa, además de ser gente con experiencia que ha ganado títulos”.

Le deseamos una gran temporada a Pastor, que de momento tiene a sus pupilos en la cuarta posición de la Champions League y segundo en la Liga NB I de balonmano.

PURA VIDA A JUAN CARLOS PASTOR, HISTORIA DEL DEPORTE VALLISOLETANO.

News Reporter

3 thoughts on “Juan Carlos Pastor, historia del balonmano pucelano

  1. Pingback: VÍCTOR FERNÁNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *