Incertidumbre en el fútbol base de Valladolid

A mediados de marzo del pasado año y debido al comienzo de la pandemia por la COVID-19 se decidió por la paralización de todo el deporte en la comunidad de Castilla y León. Lo que todo parecía que iba a durar 15 días o como mucho un mes, al final debido al empeoramiento en los casos detectados se terminó con la decisión de dar por terminada la temporada acordando que no hubiera ni ascensos ni descensos.

A finales junio y con la bajada en los contagios se planificó la siguiente temporada, mandando las bases pactadas a todos los clubes para que iniciasen las inscripciones de las diferentes categorías. Debido a esta mejora y al gran espacio de tiempo en el que se mantuvo la inactividad muchos clubes reanudaron los entrenamientos en pleno verano (poco inusual entrenar en estas fechas), aun sin saber la composición de los grupos ni los calendarios.

Poco después el Presidente de la Federación de Fútbol junto con todo su equipo mantuvieron una reunión virtual con los representantes de los diferentes clubes de la provincia en la que informaron de la posibilidad de empezar la competición a principios de noviembre, pero poco más tarde todo esto se vino al traste con la venida de la segunda ola de la COVID-19.

A día de hoy la intención es la de empezar a mediados / finales de marzo las competiciones restantes, tanto regionales como provinciales, aunque debido al aumento de los casos en la llamada tercera ola los equipos siguen sin competir en partidos amistosos y con entrenamientos con medidas bastantes estrictas impidiendo hacer partidillos ni ningún ejercicio que genere cualquier tipo de contacto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *