Crónica | Real Valladolid – Barcelona: Jugar como nunca y perder como siempre

El Pucela realizó una gran segunda parte, pero no fue suficiente para contrarrestar el gol tempranero del Barcelona. Ter Stegen impidió que llegara el merecido empate pucelano. 

El Real Valladolid pagó muy caros los malos primeros 30 minutos de juego. En ellos recibió un gol, que no pudo remontar. El trabajo realizado por los pucelanos a lo largo de la segunda parte fue excelso. Tuvieron embotellados a los culés en su área durante todo el segundo tiempo. Cabe destacar la estelar y magnífica actuación de Kike Pérez. Solo Ter Stegen fue capaz de parar todos los ataques de los blanquivioletas.

El planteamiento de Sergio de inicio no fue bueno. Meter tantos centrocampistas no surgió efecto. El FC Barcelona sobrepasó a los de Sergio por las bandas. Las acometidas de Semedo por la banda derecha crearon mucho peligro sobre la portería de Masip. Así, las tuvieron Riqui Puig y Griezzman. Las dos ocasiones fueron iguales. Messi baja a recibir mete un espectacular pase a Semedo, que le dobla. El lateral portugués llegó hasta línea de fondo y la puso atrás. Ahí apareció el canterano del Barça para rematar solo a las manos de Masip. El delantero francés remató mal la jugada y perdonó el 0-1.    

Sin embargo, la ventaja visitante llegaría minutos más tarde. Joaquín pierde un balón y este le llega al “10” del Barcelona. Cuando la pelota la tiene Messi pasan cosas, y así fue.  Se la puso a Vidal para que el chileno realizara un disparo cruzado dentro del área, este  tocó palo y se fue al fondo de la red. 0-1 a los 15 minutos, el partido se ponía en contra desde el principio.  Fueron los mejores minutos visitantes. Los pucelanos fueron mejorando poco a poco y rápidamente ganaron terreno. Casi al filo del descanso, Kike Pérez dispuso de una gran ocasión al ganar por velocidad a Piqué y plantarse ante Ter Stegen, con la mala fortuna de una mala pisada que le llevó al suelo. Repitió la mítica gravesinha, siguió haciendo un partidazo, pero perdió la gran ocasión que tuvo y tiene un esguince de rodilla.

Segunda mitad de color blanquivioleta
Tras el paso de vestuarios el dominio cambió de bando y tuvo en el Real Valladolid a su actor principal. Sergio quitó a Alcaraz y Joaquín para dar entrada a Unal y Hervías. Así volvió al 442 típico y embotelló a los de Setién en su propio campo. El peligro llegaba por la banda de Hervías. A base de centros el equipo pucelano se fue al ataque. Sin embargo, el gol seguía sin llegar como en otras ocasiones.

Desde la frontal Kike Pérez, cuyo peso en el encuentro creció con el paso de los minutos, pudo anotar pero su disparo se fue fuera. Fueron sin embargo las de Enes Ünal las más claras del partido. Dos certeros cabezazos que obtuvieron la respuesta de Ter Stegen, con dos paradones de mucho mérito. La posesión era para los locales, y también la mayoría de llegadas al área rival ante un Barça que esperaba enganchar un contraataque, pero la defensa culé logró repeler todos los centro y llegadas pucelanas hasta el final del partido. 0-1, derrota inmerecida del Valladolid ante un rival grande. 

39 son los puntos en el casillero del Real Valladolid tras esta jornada 36, a la espera de conocer el horario definitivo para el próximo encuentro que, de manera provisional y según se den los resultados de la jornada, está fijado para el jueves 16 de julio a las 21:00 horas, en la visita al campo de la SD Eibar. A expensas de lo que haga el Malllorca contra el Sevilla. Una derrota o un empate de los bermellones daría la salvación matemática a los pucelanos. 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *