El cambio de sistema devuelve la ilusión en el Pucela

Pacheta sale de inicio por primera vez en la temporada con una línea de cuatro en defensa y el equipo recupera sus mejores sensaciones

El Real Valladolid llegaba a la jornada 7 de la Liga Smartbank en una situación bastante delicada. Tras firmar tres derrotas consecutivas, los de Pacheta debían cambiar su juego en un partido delante de su afición y ante el colista de la categoría, lo que no lo convertía, ni mucho menos, en un partido fácil. Tras varias semanas con el esquema de tres centrales en la diana, el entrenador blanquivioleta, obligado por las lesiones en el centro de la zaga, tomó la decisión de cambiar el dibujo en busca de acabar con la mala dinámica.

La enfermería para el partido frente al Alcorcón tampoco dejaba mucho margen de cara el dibujo de la defensa, aunque no es la primera vez que jugadores de otras demarcaciones ocupan el puesto de central. Pacheta salió este domingo con un 4-4-2 muy claro conformado por los siguientes jugadores: Roberto; Luis Pérez, Queirós, Kiko Olivas, Olaza; Gonzalo Plata, Roque Mesa, Aguado, Toni Villa; Sergio León, Weissman.

Desde los primeros minutos se notó la influencia de la línea de cuatro atrás y de un acompañante para Shon Weissman en la punta de ataque. El Real Valladolid ofreció un mayor equilibrio tanto en la faceta ofensiva como a la hora de defender. El equipo recuperó su mejor versión ofensiva con múltiples llegadas peligrosas, acumulando a mucha gente en área rival y metiendo atrás, en muchas fases del partido, a su rival. En cuanto al trabajo atrás, quizás es donde el equipo debe ajustar aún algunos aspectos. Es cierto que se fue de menos a más, pero en los primeros minutos seguía preocupando un poco el trabajo del repliegue al pasar de ataque a defensa. En general el equipo cumplió con lo que se esperaba y devolvió la ilusión a una afición que necesitaba un partido así.

Plata debuta en Zorrilla | Foto: Real Valladolid

Podría ser algo injusto destacar varios nombres de este último partido porque todo el equipo, titulares y cambios, estuvieron al nivel esperado en juego y actitud, pero hay algunos futbolistas que merecen reconocimiento. El primer nombre y sin duda el más destacado es Álvaro Agudo. El ‘16’ completó una auténtica exhibición ante los alfareros cogiendo la batuta del partido en todo momento, algo que no sorprende a quienes sabíamos de sus condiciones. El jienense no se cansó de pedir el balón, puso ritmo al encuentro, defendió y llegó de manera incansable al balcón del área rival consiguiendo incluso su primer gol esta temporada. Otros de los nombres destacados es el de Sergio León. El delantero andaluz se entendió desde el primer minuto con Weissman y completó una actuación realmente positiva, bajando todos los balones y dando salidas al equipo por todas las vías posibles.

Otro de los jugadores interesantes del último partido fue Gonzalo Plata. El ecuatoriano debutó como titular en Zorrilla y dejó detalles de mucha calidad, dejando claro que la afición blanquivioleta va a disfrutar de su juego en no mucho tiempo. Como comentábamos antes, podríamos destacar uno por uno el gran trabajo de todos, pero en algunos casos como en el de Luis Pérez, Roque Mesa, Weissman o Kiko Olivas es tan habitual que tampoco hay que comentar nada nuevo.

El Real Valladolid afronta una semana clave que tendrá su punto fuerte el viernes cuando viaje hasta el Toralín para enfrentarse a la SD Ponferradina. Los del Bierzo han arrancado la temporada de una manera fantástica y el Pucela pasará la prueba de fuego definitiva para ver si el equipo ha superado la mala racha y este nuevo sistema funciona y tiene futuro en las próximas jornadas.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *