Dos puntos se quedan en la Rosaleda

 


La Rosaleda acogía al Real Valladolid con una muy buena entrada en la nueva era Guede. Ambientazo a la altura de un partido muy importante para ambos clubes. El Real Valladolid necesitaba los puntos para ponerse líder provisional y afirmar su posición en los puestos de ascenso directo. Por otro lado, el Málaga necesitaba los tres puntos para huir de la zona de los puestos de descenso.

El partido comenzaba con un temprano y sorprendente gol del Málaga tras un balón largo a Febas y este regalaba el gol a su compañero Brandom Thomas. El Real Valladolid reaccionó muy bien a este gol creando buenas ocasiones y consolidaba una muy buena primera media hora de juego. Sin embargo, el guardameta del equipo andaluz, Dani Martín, realizó dos buenas paradas tras dos remates de Shon Weissman. Casi al borde del descanso, Monchu intentaba sorprender con un gol olímpico, pero también fue detenido por el guardameta del equipo malagueño.

Llegado al descanso las sensaciones por parte del Pucela eran buenas, se estaba jugando bien, creando ocasiones, pero lo único negativo era el resultado. Tras el paso por vestuarios, el Málaga realizó un cambio dado que el joven Andrés Caro tenía cartulina amarilla. Al igual que en la primera parte, los boquerones volvían a sorprender en el marcador con un gol de Vadillo en el que los protagonistas son Kiko Olivas, Masip y Joaquín. En un balón aparentemente sencillo para los tres acabaron liándose y Vadillo aprovechó la oportunidad para marcar un gol prácticamente a puerta vacía.

Al Real Valladolid se le ponía muy cuesta arriba el partido y Pacheta empezó a mover el banquillo, quitó a un mediocentro como Aguado y reemplazándolo por un banda como Gonzalo Plata. El Pucela seguía haciendo su partido y realizaba buenos minutos. En un córner llegaría el 2-1 tras un gran centro de Monchu rematado por Weissman. Apenas pasaban cuatro minutos cuando una buena conducción por la banda derecha de Gonzalo Plata acaba en el gol del empate en las botas de Weissman.

El Pucela había empatado el partido y quería la victoria, pero se trastocaban las cosas cuando Shon Weissman se tiró al suelo quejándose de una lesión de muslo, fue sustituido por Sergio León. Ambos entrenadores comenzaban a mover los banquillos para intentar cambiar el resultado. Pese a la cantidad de faltas realizadas por el conjunto andaluz el Pucela no se desesperaba y seguía dominando el partido. Los últimos cambios de Pacheta no salieron como esperaba y el Pucela no pasó del empate.

Una buena oportunidad que tenía el Real Valladolid desperdiciada con este empate ya que, podría acabar la jornada fuera de ellos puestos de ascenso directo. Ahora toca pensar en la semana que viene ya que el Pucela juega en Zorrilla uno de los dos partidos importantes que le quedan esta temporada, el Almería. Tocará esperar si la lesión de Weissman no es grave y llega para la cita el sábado a las 18:15.

News Reporter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.