Crónica | Real Valladolid – Athletic Bilbao: El Pucela logra respirar (2-1)

Se disputaba el partido correspondiente a la novena jornada de Liga que enfrentaba al Real Valladolid y al Athletic Club de Bilbao y en el cual, el equipo pucelano, conseguiría la ansiada y al mismo tiempo sufrida, la primera victoria de la temporada, dando así aire al equipo y a la afición, pero sobretodo salvando a un Sergio González, cuya continuidad se veía dudando desde varias jornadas atrás. 

Tras el pitido que daba comienzo al partido, ambos conjuntos intentaron hacerse con la posesón del esférico, lo cual no fue tarea fácil a lo largo de la primera parte con las numerosas interrupciones de ambos conjuntos, en especial del Valladolid, que trataba por todos los medios trabar el juego de los leones evitando así que llegaran a la portería local. En el minuto 18, tendría lugar uno de los momentos claves del partido en favor del conjunto pucelano, donde un error en el control de Unai Simón permite al delantero brasileño Marcos Andre arrebañar el cuero y deshacerse del arquero, el cual le zancadilla y el árbitro señala la pena máxima y la cartulina amarilla para el portero vitoriano. Instantes después, Orellana toma el balón con confianza y anota el penalti, poniendo por delante al Valladolid y dando así un soplo de aire fresco a un conjunto que venía sufriendo sobremanera desde hace varias jornadas.

Una vez puesto por delante el Valladolid, el equipo visitante fue alcanzando más presencia y carácter en el campo, pero sin llegadas contundentes, propiciado por las diversas faltas provocadas por el cuadro blanquivioleta que privaban al Bilbao en el intento de empatar la contienda.

Con el comienzo de la segunda mitad, el partido se reanudó tal y como concluyó el primero término, pero pronto llegaría el segundo error de Unai Simón, en el minuto 48 rechazando el balón a un costado cayéndole a merced a un Marcos Andre que estaría tocado en el día de hoy por una barita y colocando el 2-0 en el marcador. Rápidamente, el Athletic movió ficha con diversos cambios ofensivos y pronto reaccionaron en el juego los de Garitano, volcando el campo hacia la portería de Jordi Masip, tarea que no les fue nada fácil durante toda la segunda parte debido a las innumerables pausas producidas por las faltas del equipo local que trataba por todos los medios que los leones no generaran jugadas con peligro.

Durante el último tercio de la segunda parte, el Bilbao se volcó sobre el área rival, el cual se encontraba encerrado por completo en el área achicando todos los balones, hasta que en el minuto 85, la persistencia de los visitantes logró su correspondiente premio con un inocente penalti de Luis Pérez sobre Williams, el mismo que convertiría el penalti en gol poniendo así el 2-1. En los minutos de descuento tuvo el Bilbao una jugada clamorosa de gol que por suerte local no llegó a convertir el búfalo Villalibre y que dio por finalizada la mala racha del Real Valladolid tras el pitido final.

Con la conclusión del partido, el Real Valladolid deja tras de sí una racha abrumadora de 8 jornadas sin conseguir la victoria y dejando así la posición en el farolillo rojo de la tabla, pese a ello, sigue en posiciones de descenso empatado a puntos (6), con el Huesca y Levante, y a un punto del Celta que marca la salvación. Pese a la victoria, el Valladolid pone en vista de todos un juego que dista bastante de lo que cabe esperar de este equipo, con un pobre bagaje ofensivo a expensas de Marcos Andre, jugador que hasta ahora ha dispuesto de pocas oportunidades pero que en el día de hoy ha demostrado de todo lo que es capaz; y con un enclaustrado Valladolid en defensa, con los cambios realizados por parte de Sergio, pese a ello el pucelanismo logra respirar, pero ya pensando en el siguiente partido en el cual seguirá siendo igual de vital sacar los 3 puntos a domicilio frente al Granada.

 

Foto de Gonzalo Arroyo Moreno / Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *