Crónica | Granada – Real Valladolid: Un tren que se nos va (2-1)

Se disputaba en el estadio de Los Carmenes el partido correspondiente a la vigesimocuarta jornada de liga que enfrentaba al Granada Club de Fútbol contra el Real Valladolid. Partido cargado de emociones que se acabaría desequilibrando en la última jornada del partido a favor del cuadro local con el gol de Carlos Fernández y que dejaría al Granada en una posición muy cómoda con 33 puntos en la clasificación.

Durante la primera mitad de este intenso coque, vivimos multitud de interrupciones, que impidieron llevar a cabo un juego fluido por parte de los dos equipos. El Real Valladolid comenzó dominando y teniendo el control del esférico, pero sin crear apenas peligro sobre la portería de Rui Silva, condicionado principalmente por las continuas pausas en el juego. Ya en el tramo final de la primera parte, pudimos ver un juego más vistoso gracias en gran medida por el “pasito adelante” que dio el cuadro local buscando llevarse el tanto que le diese la victoria al descanso por medio de diversas triangulaciones por dentro, las cuales se vieron frenadas por Alcaraz y Fede San Emeterio prácticamente en su totalidad.

En el segundo tiempo, el Granada comenzó muy metido en el partido, presionando muy arriba al cuadro pucelano y creando diversas ocasiones de gol. Poco a poco el Valladolid se fue sacudiendo de la presión y en el minuto 56 llegaría el primer tanto del partido a manos de Sergi Guardiola, para poner la ventaja en el marcador del cuadro visitante en un tremendo golazo tras un disparo desde el costado izquierdo del campo, que se cuela con algo de fortuna en la portería. Tras el gol, le costó arrancar al cuadro nazarí, pero paulatinamente iba llegando con peligro al área rival, ya en el último tramo de la segunda mitad, el Granada se volcó en ataque, pareciendo el Real Valladolid quien había disputado el partido entresemana de Copa debido a la falta de intensidad del equipo, un conjunto que parecía sin energías y que veía como el Granada llegaba con mucho peligro y de manera constante. En el minuto 81, el fortín del pucela se derrumbó por medio de un muy polémico tanto de Antonio Puertas en un centro lateral de Darwin Machis que remataba de manera muy dudosa: medio con el hombro medio con el brazo. Con la ayuda del VAR y tras ir a verlo a la pantalla, finalmente el árbitro principal Martínez Munuera, acabo señalando gol, lo que permitió que se igualase el marcador, a la par que produjo un gran desconcierto en el cuadro visitante a causa de la dudosa manera de rematar del extremo granadino, este desconcierto, acabo generando desconcentración en los jugadores, quienes vieron como en los minutos sucesivos al gol, el Granada les pasaba por encima, hasta que en la última jugada del partido, el conjunto rojiblanco conseguiría la victoria tras un gran giro del artillero nazarí Carlos Fernández que se zafaría del defensa pucelano y que remataria introduciendo el balón en las redes defendidas por Jordi Masip, poniendo el 2-1 en el marcador, a segundos de pitar el árbitro el final del partido.

Encuentro que deja al Real Valladolid con sensaciones devastadoras tras haber estado tan cerca de la victoria que habría supuesto un paso de gigante en la salvación, a perder el partido en los instantes finales y con una gran pasividad y falta de concentración del equipo. Toca seguir remando a pesar de haber perdido este tren y preparar el siguiente partido en casa contra el RCD Espanyol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *