Crónica | CA Osasuna – Real Valladolid: El larguero permite un empate justo en el Sadar (0-0)

El Real Valladolid consiguió un buen empate a cero contra el Osasuna, en un partido muy serio de los pucelanos. Guardiola tuvo el gol en sus botas, pero el larguero impidió que el marcador se moviera. 

El Real Valladolid vuelve con un punto más de su visita a Pamplona, y obtiene 22 tras 20 jornadas. Sergio volvió a optar por el 3-5-2 que tan buenos resultados le dio en la segunda parte ante el Leganés, y esto le volvió a salir bien al conjunto pucelano. El Pucela jugó un gran partido, muy junto, muy serio, con una gran defensa férrea y buenas ocasiones a la espalda de los centrales. El equipo blanquivioleta realizó unos primeros 70 minutos de notable alto y en los últimos 20 le tocó sufrir más, porque el Osasuna se volcó arriba.

Olivas, Joaquín y Salisu realizaron un partido excepcional, el Osasuna apenas llegó con peligro a la meta de Masip. Además, la ayuda de los carrileros Antoñito y Raúl Carnero fue crucial para no encajar goles. El ex del Getafe realizó un gran partido en su debut con el Pucela. Alcaraz y Míchel estaban más liberados por los cinco defensas y estuvieron más participativos con los hombres de ataque. Estos pudieran ejercer su faceta más creativa y dar balones a Guardiola y Ünal. Con todo esto empezaron a llegar los acercamientos hacía ambas porterías. Tuvo una Adrián para Osasuna, quien controló en el área solo, pero estuvo muy atento Masip para achicar espacios y salvar al equipo. 

Raúl García Carnero tuvo la ocasión más clara de los pucelanos en la primera parte. Le llegó un balón rebotado gracias a su internada por la izquierda y el carrilero izquierdo obligó a Sergio Herrera a emplearse a fondo para evitar el tanto visitante. Guardiola consiguió desmarcarse muy bien en varias ocasiones, en una de ellas Aridane intervino para evitar que el delantero se plantase solo en el área.

En la segunda mitad el Real Valladolid salió mucho mejor que en la primera y que su rival. Unal consiguió rematar con el pecho un gran centro de falta y Herrera sacó este remate del turco. Guardiola volvió a tener otra ocasión clara, Alcaraz le dejó solo delante del portero, pero el larguero evitó el tanto del Pucela, que estaba teniendo las más claras para llevarse el partido. 

La lluvia caía con fuerza y el Osasuna con el paso de los minutos lograba imponerse en el campo. Al Pucela a partir del minuto 75 le tocó saber sufrir para mantener el punto, con un equipo bien colocado que achicaba el empuje local. 

Sin embargo, los rojillos amenazaron las tablas tan solo con una jugada individual del Chimy Ávila que, se zafó de tres jugadores y dentro del área disparó, pero Salisu llegó para meter la puntera de su bota y enviar a córner. Desde ahí hasta el final se produjo un gran empuje local y la resistencia visitante sirvió para meter un punto más la clasificación. 

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *