CB Valladolid, una etapa imborrable

Hoy vamos a hablar del CB Valladolid. El extinto equipo de baloncesto de la ciudad, que desapareció debido a lo de siempre, al poderoso caballero que es don dinero. Antes del presente, CBC Valladolid. El baloncesto, ha sufrido mucho. Pero, se ha podido salir del bache.

Una vez superado el titanic del Fórum Filatélico como patrocinador, en 1976 nació. El primer presidente del club fue Gonzalo Gonzalo, el conjunto morado recogería la estela del club ADC Castilla. El quiebre y naufragio de la empresa filatélica fue una gran pesadilla para todos los pertenecientes a la plantilla. 2014 y en LEB Oro fue la fecha de su última temporada de competición. Antes de descender a LEB Oro, el equipo jugó 30 de 31 veces en ACB.

Por el CB Valladolid, han desfilado grandes estrellas. Sabonis, Oscar Schmidt, Nate Davis, Carlton Myers, Lalo García y Tikhonenko, algunos ya no están con nosotros, pero siempre serán recordados. Baloncesto en estado puro.

Después de llamarse Impala Tours, Grupo Libro o Editorial Miñón, entre otros. En 2008 empezaríamos a vivir las gestas del baloncesto pucelano, para los que no hemos podido vivir los tiempos anteriores, esa temporada se consigue el ascenso a la ACB. El equipo pasaría a llamarse Blancos de Rueda Valladolid.

Con Porfi Fisac, como boyscout del banquillo se conseguiría llegar a la Copa del Rey en 2010-2011, los morados caerían en la primera ronda eliminados por el Pamesa Valencia. Quizá había durado poco el éxtasis, pero los abonados al baloncesto no abandonamos. La fortuna, siempre está con los valientes y en la temporada 2012-2013, el CB Valladolid desciende en la cancha, pero consiguió permanecer en ACB, en los despachos debido a la muerte del CB Menorca y del descenso administrativo del Lucentum Alicante. Ese año, durante muchos partidos cantábamos los aficionados en las gradas, Corrupción ACB y Corrupción en la federación. Al final ya de tanto vivir en el alambre, se consumó el descenso, entre lágrimas.

Llegó la temporada 2013-2014, la del destierro. Mandando al basket al infierno con Dante, había alguna opción mínima después de la llegada de Bhadway como presidente. El club, pasaría a llamarse MyWigo Valladolid, un patrocinador de una marca de telefonía móvil, que dio vida, pero como dice El Barrio en una de sus canciones, todo tiene su fin.

En 2015, llegaría el descabello que mandaría al CB Valladolid al matadero. Sin entendimiento entre nadie. Directivos que no veían la luz a final del túnel, decidieron abandonar. El barco del CB Valladolid quedó a la deriva después de la salida de Bhadwaj y Felipe Martín. El ayuntamiento de Valladolid también fue uno de los que contribuyó a que se bajara la persiana en la Plaza de México. La ampliación de capital que nunca llegó, acabó liquidando al club, como si fuera una tienda de ropa acabó cerrando.

Una vez, sin equipo apareció Mike Hansen. Para convertirse en el presidente del Club Baloncesto Ciudad de Valladolid. Una puerta que se cerró, para abrir otra. Ojalá podamos contaros algún día de estos, la vuelta del baloncesto pucelano a la ACB.

Fueron muchas tardes de gloria en los asientos del polideportivo Pisuerga, y las que nos quedan.

Dumas, Van Lacke, Báez, Slaughter, Nacho Martín, Renfroe, Grimau, Sinanovic, Hunter y otros muchos más jugadores, que, si no los conoces todavía, te iremos presentando poco a poco. Peña El Canastón, Pucelaikos, Peña Lalo García, los que siempre animaron y nunca fallaron.

Larga y próspera vida al baloncesto vallisoletano.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *