Hace un año Pucela celebraba la permanencia en Primera

El Real Valladolid llegaba a Vallecas pendiente de lo que pasara en el Ciutat de Valencia. Si el Girona no ganaba y el equipo blanquivioleta derrotaba al Rayo, Pucela era de Primera. Y así fue, los goles de Unal y Guardiola y el empate del Girona ante el Levante dieron la permanencia matemática al equipo blanquivioleta y desataron la euforia en la ciudad castellana.   

El 12 de mayo de 2019 el Real Valladolid se jugaba toda la temporada. Era el penúltimo partido, con Vallecas como escenario y el Rayo Vallecano, ya descendido, como rival. El Pucela estaba fuera del descenso, pero si perdía y sus rivales ganaban podía complicarse mucho la vida y meterse en descenso a falta de una jornada. Todo aficionado del conjunto blanquivioleta estaba pendiente de la radio y de lo que pasaba entre Girona y Levante.

Los de Sergio González salieron muy motivados al encuentro. En el minuto cinco Abdoulaye Ba derriba a Sergi Guardiola dentro del área y Sánchez Martínez señaló el punto de penalti. Enes Unal superó a Dimitrevski y puso el 0-1 en el marcador. En ese momento, el Valladolid se quedaba  en Primera División, pero no todo sería tan sencillo. Tocaba sufrir con la mano pegada a la oreja.

A la media hora del comienzo de los partidos llegaba una mala noticia para el Valladolid, Portu adelantaba al Girona. Con el conjunto catalán por delante el Pucela estaba a un gol del Rayo de meterse en problemas muy serios. A medida que avanzaban los minutos el marcador no se movía en Vallecas, pero no paraban de llegar noticias desde Valencia: el Levante apretaba y Morales empataba el partido. Pucela respiraba más tranquila. Sin embargo, las cosas no tardarían en volver a torcerse.

Foto: Real Valladolid

Granell volvía a adelantar al Girona y el Rayo no paraba de atacar y crear peligro sobre la portería de Masip. Al final, tanto va el cántaro a la fuente, que Medrán empataba el partido en Vallecas. En ese momento el Pucela estaba empatado a 39 puntos con los catalanes, pero fuera del descenso. La situación era complicada, y el mejor escenario (la salvación matemática) no se cumplía.

Si los marcadores no se hubieran vuelto a mover nadie sabe cual hubiera sido el destino del Valladolid, posiblemente la Segunda División. Sin embargo, volvío la felicidad pucelana a Vallecas. Enes Unal cabeceó un balón largo y Sergi Guardiola se metió entre los centrales para poner el 1-2 en el electrónico. El éxtasis y la locura pucelana se desataron. La salvación era matemática y más cuando Coke empataba al Girona.  Con la victoria pucelana y el empate del Girona… !!!PUCELA FUE DE PRIMERA!!! Un momento que ningún aficionado pucelano olvidar nunca, a falta de un partido la permanencia estaba asegurada.

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *